GMV trabaja en la defensa planetaria de asteroides

Este desarrollo se enmarca dentro del proyecto NEOShield 2 de la Comisión Europea, cuyo objetivo es construir las tecnologías necesarias para desviar asteroides que puedan impactar contra nuestro planeta

GMV está trabajando actualmente en varios proyectos vinculados con la defensa planetaria

La multinacional tecnológica GMV está participando activamente en el proyecto de defensa planetaria sobre asteroides de la Comisión Europea (CE) NEOShield-2 El proyecto, que arrancó en 2015 se enmarca dentro del programa I+D de la CE H2020, está liderado por Airbus Defense and Space GmbH, participan 11 empresas europeas y tiene un presupuesto total de 4.2 millones de euros.

NEOShield 2 desarrolla las tecnologías necesarias para las misiones espaciales con el fin de desviar asteroides amenazadores. El proyecto investiga además la forma de medir con precisión los intentos de desviación y cómo llevar a cabo investigaciones sobre el terreno. Se están analizando las observaciones astronómicas, la modelización, las simulaciones y la caracterización física de los objetos cercanos a la Tierra (NEOs, por sus siglas en inglés) para comprender mejor sus propiedades físicas. Por último, también intenta definir una estrategia europea para futuras actividades de investigación y asociadas a las misiones.

Como parte del proyecto, GMV se encarga de dos tareas principales:

- El desarrollo del sistema autónomo de Guiado, Navegación y Control (GNC) basado en visión artificial, que permitirá aterrizar a la sonda en la superficie del asteroide, recolectar muestras de mínimo 30 gramos y retornarlas a la tierra. Este tipo de misión es importante para estudiar con precisión las características del asteroide antes de desviarlo.

- Desarrollar y operar bancos de pruebas para la validación en tierra de los 3 sistemas GNC del consorcio NEOShield-2.

Para ello, GMV utiliza dos laboratorios situados en las instalaciones de su sede en Madrid, que permiten reproducir en tierra las condiciones del escenario espacial y estimular los sensores y ordenadores de abordo de la sonda espacial en tiempo real. En el laboratorio de Navegación Óptica se estimula la cámara de abordo (usada como sensor principal para estimar la posición de la sonda con respecto al asteroide), por medio de una pantalla en la que se muestran imágenes representativas del asteroide.

En el Laboratorio Robótico Avanzado platform-art© GMV estimula la cámara y el láser altímetro (otro sensor usado) por medio de la maqueta del asteroide, reproduciendo con precisión la trayectoria de aterrizaje de la sonda con un brazo robótico (Figura 2).

La importancia de estudiar los asteroides

En la actualidad, de los objetos cercanos a la Tierra (NEOs) hasta ahora descubiertos, hay más de 1.700 asteroides considerados peligrosos. Para concienciar a la sociedad sobre este peligro real, desde el año 2015 cada 30 de junio se celebra el Día Internacional del Asteroide. La fecha fue escogida para conmemorar el impacto del asteroide de Tunguska en el año 1908 que provocó una potente explosión que devastó amplias zonas de bosque de Siberia (Rusia).

Para nuestra sociedad es crucial el conocimiento y comprensión de los asteroides ya que ayudaría a determinar el peligro real que supondría a nuestro planeta (cada vez más dependiente de las comunicaciones y la tecnología) en caso de impacto y poner remedio a este tipo de eventos.

GMV y la defensa planetaria

En este contexto de defensa planetaria, es de gran importancia el desarrollo de las tecnologías, como las relacionadas con el Guiado, Navegación y Control de sondas en proximidad de asteroides, que nos permitan realizar misiones para estudiar las características de los asteroides y de desviación por impacto en caso que fuese necesario.

GMV lleva años trabajando activamente en diversos proyectos en este campo. AIM (Asteroid Impact Mission), que dentro del programa AIDA (Asteroid Impact and Deflection Assessment) quiere estudiar los efectos del impacto de la sonda de la NASA DART contra la luna del asteroide Dydimos, demostrar nuevas tecnologías de comunicaciones ópticas en el espacio, así como caracterizar la superficie y estructura interna de Didymos y su luna; FCS ATOMIC (Flight Control System Assessment Toolbox for Optimal Mission Cost and Performance), iniciativa liderada por GMV con la que se pretende establecer un marco real de un Sistema de Control de Vuelo (FCS-Flight Control System-) conformado por los sistemas FDS y GNC, y sus respectivas interfaces, para valorar la viabilidad de futuras misiones. Y por último, TAIM (Asteroid Impact Mission Thermal Infrared Imager), nombre que recibe el estudio centrado en el desarrollo de una cámara termográfica que capta imágenes en el espectro infrarrojo para la misión AIM (Asteroid Impact Mission) de la ESA.

Para más información:


Dirección de Desarrollo Corporativo, Marketing y Comunicación
marketing@gmv.com