Megaincendios: nuevos conceptos para nuevas realidades

 

 
Fires around the world

Desafortunadamente, las noticias sobre incendios forestales nos acompañan en cada época estival. Si además has crecido en un país Mediterráneo como yo, seguramente este tipo de noticias formen parte de tus recuerdos veraniegos. En los míos, he guardado tres, ya que la magnitud creciente de esos incendios hizo replantearme el significado de los conceptos “devastador”, “desastre ecológico” o “pérdidas humanas y económicas”.

El primero de estos incendios tuvo lugar el día 20 de agosto de 1999 en el Monte Abantos en San Lorenzo del Escorial, Madrid, se quemaron 425 hectáreas[1] y el suceso se definió como un “desastre ecológico” en numerosos medios de comunicación. Seis años más tarde, el 16 de julio de 2005, una barbacoa en un merendero de Guadalajara en Castilla-La Mancha, provocó un incendio en el que murieron 11 personas y que arrasó más de 10.000 hectáreas[2], entre ellas se encontraban zonas de alto valor ecológico. Al verano siguiente, entre el 3 y el 15 de agosto de 2006, una ola de incendios devastó Galicia. Se estima que se calcinaron más de 90.000 hectáreas[3], fallecieron cuatro personas y la estimación de las pérdidas económicas osciló entorno a los 211 y los 296 millones de euros[4]

La mayor parte de los incendios que ocurren en España son intencionados o fruto de negligencias[5]. Sin embargo, las condiciones meteorológicas jugaron un papel importante en el control y propagación de estos incendios. Además de fuertes vientos, como en el caso del monte Abantos, las condiciones meteorológicas fueron especialmente negativas en los dos últimos debido a una sequía prolongada entre 2004 y 2007 y a una ola de calor acusada en 20066. A pesar de que en estos días se han producido diversos incendios forestales en toda España, su número se ha reducido notablemente desde 1994[6] gracias al esfuerzo conjunto de las Administraciones Públicas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la colaboración ciudadana.

En otras zonas de Europa, unas condiciones meteorológicas similares han contribuido a dificultar las labores de extinción y acrecentar la magnitud de los incendios y sus efectos en cascada. Por ejemplo, en los incendios que sucedieron en Portugal en 2017 (Figura 1), en los que se quemaron cerca de 500.000 hectáreas en total y fallecieron 120 personas[7], y en el incendio ocurrido en Ática, Grecia, en 2018, que aunque ocupó una extensión mucho menor, provocó la muerte de 102 personas[8].

En los últimos años, algunos de los incendios que han tenido lugar son particularmente preocupantes desde el punto de vista ambiental porque, o bien están aumentando en suelos con alto contenido en carbono como en el Ártico[9], o bien están alcanzando unas dimensiones hasta ahora nunca vistas como en Australia.

En el Ártico, los rayos son la principal causa de incendios. Se espera que el número de rayos aumente un 85% en los bosques boreales y que se duplique en las zonas de tundra como consecuencia del cambio climático[10]. En 2020, se alcanzaron nuevos récords de emisiones de CO2, 244 megatoneladas entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2020[11]. En Australia, distintas instituciones oficiales señalan a los rayos como la principal causa de los incendios ocurridos en la temporada 2019-2020 en la que se quemaron más de 17 millones de hectáreas, fallecieron 33 personas y se perdieron 3.094 casas[12]. Un desastre sin precedentes que ha tenido efectos potencialmente irreversibles en algunas especies amenazadas o en peligro de extinción. El Gobierno de Australia ya ha empezado a trabajar en un plan de intervención y recuperación urgente de 810 especies.[13]

¿Qué son los megaincendios?

La aparición recurrente de noticias sobre incendios forestales con una creciente intensidad y magnitud en los últimos años ha empezado a generalizar el uso del término “megaincendio”. Este término hace referencia a incendios de más de 40.000 hectáreas muy difíciles de contener y normalmente exacerbados por condiciones climáticas extremas como altas temperaturas prolongadas y sequía[14]. Originariamente, el término megaincendio se utilizó para describir grandes incendios en el oeste de los Estados Unidos[15] y su uso se ha popularizado para describir incendios de gran intensidad y magnitud en todo el mundo. Los factores y características que definen este tipo de incendio deberían ser determinados con mayor precisión para evitar posibles ambigüedades en su uso e interpretación en distintas partes del mundo y, como ocurre con otros términos, ser incluido en glosarios temáticos[16].  

Los megaincendios ocurridos en distintas regiones en los últimos años —entre otras, en el sur de Chile en 2017, en California, 2018 y 2020, y en la Amazonía, 2019— y los que se están produciendo actualmente, constituyen la pérdida de espacios naturales de alto valor ecológico que contribuyen, además, al bienestar social de muchas maneras. Una de ellas, es el impacto positivo que tiene la naturaleza en la salud y en la percepción de felicidad [17],[18],[19] y que tanto se ha puesto en valor durante el confinamiento por la COVID-19. La degradación de los ecosistemas y la destrucción del patrimonio natural ponen en serio peligro la conservación de la biodiversidad y, por ende, los servicios ecosistémicos que de ella se derivan.

¿Cómo está contribuyendo Europa a prevenir megaincendios?

Entre 2010 y 2016, Grecia, España, Francia, Italia y Portugal reportaron conjuntamente más de 40.000 incendios al año. Además, se ha observado que la temporada de incendios se ha alargado en los últimos 30 años debido a los efectos del cambio climático[20]. Por lo tanto, una mejora en la monitorización de los incendios y en la coordinación para combatirlos es más crucial que nunca.

La Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea (ESA, en sus siglas en inglés) están apoyando y contribuyendo a la monitorización de las masas forestales y de los incendios a través de la Nueva Estrategia Forestal Europea 2030[21] y la financiación de proyectos operacionales.

En los últimos 20 años, la Comisión Europea ha financiado 56 proyectos sobre ecología del fuego, prevención, supresión y recuperación20. Proyectos como FIRESMART, FUELMAP y ARCFUEL, en los que GMV ha participado, ponen de manifiesto la utilidad de los datos de satélite para cuantificar áreas quemadas, elaborar mapas de combustibles y concienciar a la población. Sin embargo, la integración de esos datos geoespaciales en enfoques holísticos es necesaria para predecir, monitorizar y evaluar las causas y consecuencias de los incendios de forma integral, lo que ayudará a mejorar la toma de decisiones.

En abril de 2021, el proyecto Horizonte 2020 FirEUrisk nació para contribuir a un cambio de paradigma en la gestión de incendios forestales en Europa. Este proyecto, liderado por la Asociación portuguesa para el Desarrollo de la Aerodinámica Industrial (ADAI), recibirá 10 millones de euros para desarrollar un enfoque holístico de la prevención del riesgo de incendios y adquirir conocimientos que ayuden a abordar los desafíos vinculados a las condiciones europeas de incendios forestales actuales y a las pronosticadas para las próximas décadas.

GMV coordinará las tareas de efectos en cascada y la demonstración de soluciones a nivel paneuropeo y en cinco regiones seleccionadas: el condado de Kalmar (Suecia), Centroeuropa (Brandeburgo y Sajonia en Alemania, Bohemia en la República Checa y Silesia en Polonia), Portugal Central, Barcelona (España) y Ática (Grecia).

En colaboración con 39 instituciones de 19 países, GMV afronta su papel en el proyecto Horizonte 2020 FirEUrisk como una oportunidad para contribuir al desarrollo y coordinación de soluciones geoespaciales innovadoras que marquen la diferencia en el avance y la mejora de la gestión de incendios forestales en Europa. 

Incendios en Portugal

Autor: Marta Gómez-Giménez

Dr. sc. nat. | Project Manager

Remote Sensing Services & Geospatial Analytics Division

Payload Data Processing and Applications Business Unit

[1] Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial. “Se cumplen 20 años del incendio del Monte Abantos con los esfuerzos municipales dirigidos a la prevención.” https://www.aytosanlorenzo.es/actualidad/se-cumplen-20-anos-del-incendio-del-monte-abantos-con-los-esfuerzos-municipales-dirigidos-a-la-prevencion/

[2] Los peritos del incendio de Guadalajara de 2005 aseguran que el fuego se originó en las barbacoas. https://www.rtve.es/noticias/20120703/peritos-del-incendio-guadalajara-aseguran-fuego-se-origino-barbacoas/541779.shtml

[3] Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Gobierno de España. “Incendios forestales en España. Decenio 2001-2010” https://www.mapa.gob.es/es/desarrollo-rural/estadisticas/incendiosforestales2001-2010finalmod1_tcm30-132603.pdf

[4]  Barrio, M., Loureiro, M. L., & Chas, M. L. (2007). An approximation to the short term economic losses caused by the wildfires in Galicia during 2006. Economía Agraria y Recursos Naturales - Agricultural and Resource Economics, 7(14), 45–64. https://doi.org/10.7201/earn.2007.14.03

[5] Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente. Gobierno de España. “¿Qué sabemos de los incendios forestales?” www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/estadisticas/Incendios_default.aspx

[6] Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Gobierno de España. “Los incendios forestales en España decenio 2006-2015” https://www.mapa.gob.es/es/desarrollo-rural/estadisticas/incendios-decenio-2006-2015_tcm30-511095.pdf

[7] Turco, M., Jerez, S., Augusto, S., Tarín-Carrasco, P., Ratola, N., Jiménez-Guerrero, P., & Trigo, R. M. (2019). Climate drivers of the 2017 devastating fires in Portugal. Scientific Reports, 9(1), 13886. https://doi.org/10.1038/s41598-019-50281-2

[8] Xanthopoulos, G., Mitsopoulos, I. “The catastrophic fire of July 2018 in Greece and the Report of the Independent Committee that was appointed by the government to investigate the reasons for the worsening wildfire trend in the country.” FireLinks. First General Assembly & 2nd MC meeting October 8-9, 2018, Sofia, Bulgaria. https://firelinks.eu/wp-content/uploads/2019/11/Xanthopoulos-Mitsopoulos-The-catastrophic-fire-of-July-2018-in-Greece-for-Firelinks-site.pdf

[9]  National Park Service. US Department of the Interior. US Government. “Fire Extent and Frequency Resource Brief for the Arctic Network”. https://www.nps.gov/articles/000/fire-extent-and-frequency-resource-brief-arctic-network.htm

[10] Vrije Universiteit Amsterdam. “Increasing lightning fires in Arctic will further warm climate”. https://vu.nl/en/news/2021/increasing-lightning-fires-in-arctic-will-further-warm-climate

[11] European Commission. Copernicus. “Copernicus reveals summer 2020’s Arctic wildfires set new emission records” https://atmosphere.copernicus.eu/copernicus-reveals-summer-2020s-arctic-wildfires-set-new-emission-records

[12] Richards, L., Brew, N., Smith, L., Australian Government. 2019-20 Australian bushfires –frequently asked questions: a quick guide. https://www.aph.gov.au/About_Parliament/Parliamentary_Departments/Parliamentary_Library/pubs/rp/rp1920/Quick_Guides/AustralianBushfires

[13] Department of Agriculture, Water, and the Environment, Australian Government. “Bushfire impacts”. https://www.environment.gov.au/biodiversity/bushfire-recovery/bushfire-impacts

[14] UN Environment Programme. “Are “megafires” the new normal?”. https://www.unep.org/news-and-stories/story/are-megafires-new-normal

[15] Pyne, S. “Megaburning: The meaning of Megafires and the Means of the Management.” Wildfire 2007 – 4th international wildland fire conference, Sevilla, España 13-17 de Mayo. http://www2.fire.uni-freiburg.de/sevilla-2007/contributions/doc/cd/INTRODUCTORIAS_ST/Pyne_ST1.pdf

[16] Tedim, F., Leone, V., Amraoui, M., Bouillon, C., Coughlan, M. R., Delogu, G. M., Fernandes, P. M., Ferreira, C., McCaffrey, S., McGee, T. K., Parente, J., Paton, D., Pereira, M. G., Ribeiro, L. M., Viegas, D. X., & Xanthopoulos, G. (2018). Defining Extreme Wildfire Events: Difficulties, Challenges, and Impacts. Fire, 1(1), 9. https://doi.org/10.3390/fire1010009

[17] White, M. P., Alcock, I., Grellier, J., Wheeler, B. W., Hartig, T., Warber, S. L., Bone, A., Depledge, M. H., & Fleming, L. E. (2019). Spending at least 120 minutes a week in nature is associated with good health and wellbeing. Scientific Reports, 9(1), 7730. https://doi.org/10.1038/s41598-019-44097-3

[18] Bratman, G. N., Anderson, C. B., Berman, M. G., Cochran, B., Vries, S. de, Flanders, J., Folke, C., Frumkin, H., Gross, J. J., Hartig, T., Kahn, P. H., Kuo, M., Lawler, J. J., Levin, P. S., Lindahl, T., Meyer-Lindenberg, A., Mitchell, R., Ouyang, Z., Roe, J., … Daily, G. C. (2019). Nature and mental health: An ecosystem service perspective. Science Advances, 5(7), eaax0903. https://doi.org/10.1126/sciadv.aax0903

[19] Methorst, J., Rehdanz, K., Mueller, T., Hansjürgens, B., Bonn, A., & Böhning-Gaese, K. (2021). The importance of species diversity for human well-being in Europe. Ecological Economics, 181, 106917. https://doi.org/10.1016/j.ecolecon.2020.106917

[20] Cardoso Castro Rego, F. M., Moreno Rodríguez, J. M., Vallejo Calzada, V. R., & Xanthopoulos, G. (2018). Forest fires: Sparking firesmart policies in the EU. European Commission. https://ec.europa.eu/info/sites/default/files/181116_booklet-forest-fire-hd.pdf

[21] European Commission, “New EU Forest Strategy for 2030”. 16/07/2021. https://ec.europa.eu/info/sites/default/files/communication-new-eu-forest-strategy-2030_with-annex_en.pdf

[22] Ribeiro, L. M., Rodrigues, A., Lucas, D., & Viegas, D. X. (2020). The Impact on Structures of the Pedrógão Grande Fire Complex in June 2017 (Portugal). Fire, 3(4), 57. https://doi.org/10.3390/fire3040057

Añadir nuevo comentario


Source URL: http://www.gmv.com/media/blog/observacion-de-la-tierra/megaincendios-nuevos-conceptos-para-nuevas-realidades