FACET, proyecto europeo para mejorar la calidad de vida de ancianos y personas en estado de fragilidad

FACET, proyecto europeo para mejorar la calidad de vida de ancianos y personas en estado de fragilidad

Tras tres años de trabajo, GMV ha presentado, en el marco de un workshop celebrado en Madrid, las nuevas funcionalidades de su plataforma antari HomeCare para la gestión clínica de ancianos y personas en estado de pre-fragilidad.

La nueva versión desarrollada dentro del proyecto europeo de Investigación e Innovación FACET (FrAilty Care and wEll funcTion) incorpora, según ha explicado Javier Téllez, especialista en soluciones Smart Health de GMV, “planes terapéuticos e intervenciones personalizados (algoritmos nutricionales, medicación, planes de ejercicio físico) para el cuidado integrado, coordinado y continuado, involucrando a todos los implicados (médicos y pacientes)”.

Asimismo, GMV ha desarrollado la tecnología necesaria para garantizar la privacidad de los datos que se han manejado en la investigación, acorde a lo dispuesto por el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) y la normativa correspondiente de los países involucrados. Cabe destacar, que FACET “es uno de los pocos ensayos clínicos (RCT, Randomized Clinical Trial) en materia de fragilidad a escalas nacional e internacional”.

FACET es, en palabras de Marco Marco Pugliese, CLC Director de EIT Health España “uno de los proyectos más interesantes del portfolio de innovación de EIT Health. Como el nodo español de EIT Health, estamos muy orgullosos del éxito de este proyecto por diferentes razones: la primera es porque muchos de los actores involucrados en él son socios de EIT Health España; y la segunda, muy importante, es porque este proyecto responde a unas necesidades concretas en el ámbito del cuidado de la salud y aporta soluciones innovadoras en fragilidad, síndorme muy ligado al envejecimiento de la población”.

FACET, proyecto europeo para mejorar la calidad de vida de ancianos y personas en estado de fragilidad

Datos, sensores y alertas

La plataforma desarrollada por GMV permite tratar datos y proporcionar información del estado del paciente -tanto fisiológica como de comportamiento, nutricional, funcional y cognitiva- con los que el médico puede realizar un seguimiento continuo y adaptar, de forma pertinente, el tratamiento según las evidencias desprendidas. Los datos se obtienen con sensores que permite al especialista sanitario conocer el estado del paciente de forma continua y sin que el paciente se mueva de su casa.

Asimismo, como explica el propio Téllez, en la plataforma “se ha configurado un sistema de alertas, combinando todo tipo de parámetros, tanto cuantitativos como cualitativos, para avisar al profesional cuando hay algo que no está bien y dar lugar a que el médico pueda actuar”. Por ejemplo, mediante un panel de biomarcadores, se lleva a cabo un monitoreo preciso y objetivo de los cambios en los patrones dietéticos asociados con el riesgo de fragilidad.

La investigación que está utilizando antari HomeCare se ha centrado en dos grupos de pacientes. El primero de ellos está gestionado por el Servicio Madrileño de Salud (Hospital de Getafe) donde se está llevando a cabo un ensayo clínico que se prolongará hasta mediados de 2019. El otro grupo está formado por pacientes de la región de Aberystwyth (Gales), que participan en un piloto para comprobar la eficacia de la plataforma en medicina comunitaria, “en un entorno con gran dispersión de la población y sin fácil acceso a servicios médicos”, apostilla el especialista de GMV.

Comunicación y educación

La plataforma antari HomeCare conecta estrechamente a los médicos y pacientes, lo que permite la detección temprana de situaciones de riesgo y la identificación de grupos susceptibles de desarrollar fragilidad entre la población trabajadora. Asimismo, en el marco de FACET, se han llevado a cabo actividades educativas para aumentar la conciencia de la fragilidad entre individuos y profesionales. Cursos on line de reconocimiento de fragilidad; sesiones de capacitación y talleres de fragilidad figuran entre ellas.

GMV ha trabajado junto a empresas y entidades como Abbott, la Universidad Politécnica de Madrid, el Servicio Madrileño de Salud, Atos, el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (Inserm); la Universidad de Aberystwyth y PREMAP en el proyecto FACET que persigue mejorar la calidad de vida de 13,05 millones de personas.

FACET, proyecto europeo para mejorar la calidad de vida de ancianos y personas en estado de fragilidad