La Comisión Europea hace públicos los resultados de NEXTSPACE

Tras cuatro años de trabajo, el Contrato Marco NEXTSPACE, liderado por GMV junto con la empresa belga SpaceTec Partners, y las francesas FDC (France Développement Conseil) y Noveltis, da un paso en firme en su objetivo de  servir  de base para identificar la evolución necesaria de la infraestructura espacial europea a largo plazo

NEXTSPACE se inició en 2014 con el objetivo compilar las expectativas de los usuarios para la futura generación de satélites del programa Copernicus, proporcionando así la información necesaria para planificar la evolución del segmento espacial de Copernicus (CSC) a partir de 2030, es decir la evolución de los satélites Copernicus actuales y la definición de las próximas generaciones.

Sentinel

Como resultado, la Comisión Europea ha publicado un listado con más de 4.000 requisitos técnicos, recopilados de usuarios y entidades europeas de diferentes dominios y sectores, que ayudarán definir los próximos satélites de observación de la Tierra y sus servicios derivados. Las bases de datos pueden encontrarse en la biblioteca virtual del programa Copernicus.

Las actividades desarrolladas por NEXTSPACE incluyen la transformación de las necesidades de usuario en requisitos de observación de satélite y la priorización de estos últimos según su impacto social, económico y en las políticas de la Unión. Dentro del contrato también se analizaron en profundidad las características de las misiones espaciales actuales y futuras para determinar cómo darían respuesta a los requisitos de observación demandados.

El programa de observación de la Tierra Copernicus se inició en 1998, durante una reunión mantenida en Baveno (Italia) entre los actores del sector espacial europeo y quedó plasmado en la firma del Manifiesto de Baveno entre la ESA, EUMETSAT y representantes de las agencias espaciales francesa, británica, alemana e italiana. El Manifiesto de Baveno marcó el nacimiento del programa GMES (Global Monitoring for Environment and Security), que en 2011 pasó a llamarse Copernicus.

En mayo se conmemoró el 20º aniversario de la firma del Manifiesto que sentó las bases para crear el Programa europeo de Observación de la Tierra; para ello la CE organizó un evento conmemorativo en Baveno el pasado 20 y 21 de junio, en el que se produjo el lanzamiento oficial de los DIAS (Copernicus Data and Information Access Services), para facilitar el acceso a los datos satelitales y servicios de Copernicus.