“El sector industrial ha de incrementar su aportación al PIB mediante la revolución 4.0”

En el evento “Industria 4.0 y Ecosistema de Innovación” organizado por el FEI se coincidió en la necesidad de transformación y modernización del tejido industrial español

La conexión entre Industria y Ciencia debe jugar un papel fundamental en la transformación digital de la industria

 El evento “INDUSTRIA 4.0 Y ECOSISTEMA DE INNOVACIÓN”, organizado por el Foro de Empresas Innovadoras (FEI), fue inaugurado en el día de ayer por Juan M. Vázquez, Secretario General de Ciencia e Innovación del MINECO, Francisco Marín, Director General del CDTI y Luís Fernando Álvarez-Gascón, Director General de GMV Secure e-Solutions y Vicepresidente del FEI.

Luís Fernando Álvarez-Gascón se refirió a la velocidad de los cambios como característica del proceso de transformación de la industria 4.0. En este sentido, manifestó que España debe esforzarse por mantener un ritmo evolutivo elevado que le permita alcanzar el nivel de bienestar social 4.0.
La aspiración de llegar al máximo nivel de bienestar social requiere de una reinvención por parte del sector industrial español, asumiendo la necesidad de abordar un proceso de reindustrialización que implique una mayor aportación al PIB por parte del sector, mediante un desarrollo que no debe limitarse a las empresas del ámbito tecnológico, sino que debe llevar la revolución 4.0, incluso hasta el sector primario.

Asimismo, el Vicepresidente del FEI y Director General de GMV Secure e-Solutions expresó la necesidad de que nuestro país incremente su inversión en I+D+i, mediante mayores aportaciones tanto públicas como privadas. A ello, aseguró, “debe acompañarle un debate sobre las políticas e instrumentos más adecuados de cara a optimizar el resultado de las inversiones que está realizando España”.

Por su parte, Juan M. Vázquez, Secretario General de Ciencia e Innovación del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, expresó su convicción de que una mayor dotación presupuestaria con destino I+D+i y un aumento de la inversión por parte de las empresas, se reflejarán en un incremento del peso del sector industrial en el PIB.

Para ello, es necesario reforzar los programas financieros destinados al fomento de la I+D+i y crear de forma simultánea las condiciones que faciliten el acceso de la empresa a la financiación: promoción y apoyo a la participación empresarial en programas e instrumentos comunitarios como H2020, y mejorar la fiscalidad de las actividades de I+D+i y de los procedimientos de gestión de las mismas, entre otras medidas.

El papel de la ciencia

Esta jornada, que ha tenido lugar en la sede del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) en Madrid, ha servido para hacer hincapié en la necesidad de transformación y modernización del tejido industrial, con particular énfasis en la conexión entre Industria y Ciencia. Para lograr este objetivo, los ponentes de las mesas redondas han resaltado la necesidad de realizar un diagnóstico de la situación actual y generar propuestas políticas de innovación, a través de un debate con los actores relevantes y representativos del ecosistema en torno a la Industria.

“Hoy en día se habla más de I+D en nuestro país, pero no es suficiente. La innovación no ocupa el lugar que se merece en el discurso político de España y no es un objetivo prioritario para la alta política”. Por otra parte, a día de hoy “permanece una brecha que separa los mundos de la ciencia y la innovación, que desde el FEI intentamos contribuir a estrechar; es evidente que nos queda trabajo por hacer”, declaró Luís Fernando Álvarez-Gascón, Vicepresidente del FEI y Director General de GMV Secure e-Solutions durante su intervención en el acto.

En cuanto a cómo alinear la producción científica en nuestro país con las necesidades de la industria, hay que acortar la distancia entre los ámbitos académico y empresarial. Las inversiones dedicadas a desarrollos científicos tienen que llegar de una manera más directa al mercado, para hacer así a las empresas más competitivas.

Los cambios disruptivos de la Industria 4.0

Es en 2007, en los albores de la crisis, cuando se hace patente la necesidad de dar un cambio de rumbo a nuestros modelos productivos para crear economías más robustas y sostenibles. En ese momento urge encontrar otros factores de competencia distintos a la productividad basada en bajos costes salariales.

El término industria 4.0 hace referencia a la cuarta revolución industrial y se entiende como un nuevo nivel de organización y control sobre toda la cadena de valor del ciclo de vida de los productos, que se adapta a los requisitos cada vez más individualizados del cliente. La base para la cuarta revolución industrial es la disponibilidad de toda la información relevante en tiempo real, conectando todas las instancias involucradas en la cadena de valor. Una revolución que puede cambiar de manera disruptiva nuestro modelo de negocio y la visión de la empresa. A día de hoy el sector automoción, junto con la aeronáutica y la generación de energía, son el gran banco de pruebas de la industria 4.0.

En los próximos años, tanto instituciones como el tejido industrial, deberán trabajar mano a mano para construir la base del talento necesario para acometer esta revolución.

Para más información:

Marketing y Comunicación
GMV Secure e-Solutions
marketing.TIC@gmv.com