Tecnologías para el pago por uso en Europa y apuesta de GMV

El pago por uso en Europa de las carreteras está en la agenda de los países europeos promovido por la Directiva de la Comisión Europea 2004/52/CE. El grado de implantación de esta directiva es muy desigual pero parece evidente que será una realidad en todos los países europeos.

Mientras que dicha  directiva obliga al pago por uso de las vías de alta capacidad a los vehículos pesados, los que más desgastan las infraestructuras y más efectos derivados producen en cuanto a congestión, contaminación y ruido, la posibilidad de su aplicación a todos los vehículos es una derivada lógica para asegurar una mejor financiación del mantenimiento de las infraestructuras y la gestión del tráfico.

La mencionada Directiva identifica dos posibles tecnologías  para la implantación de los sistemas de pago por uso: El DSRC  en donde cada vehículo instala un pequeño equipo embarcado y el pago se activa cuando ese equipo es detectado por un pórtico situado en la carretera.  Para permitir la tarificación en función de la distancia recorrida es necesario que exista uno de esos pórticos por cada sentido y tramo de la vía donde exista una entrada o salida de ésta. Este es el sistema que actualmente usa el Via-T en España y que es la solución óptima en las autopistas privadas donde el número de las mencionadas entradas y salidas es relativamente pequeño. Por esta solución han también optado países como Chequia o Austria para la implantación de su sistema nacional de pago por uso.

La segunda tecnología considerada es la unión de la navegación por satélite o GNSS (GPS o Galileo en el futuro) y la telefonía móvil. En este caso el equipo embarcado u “On-Board Unit” (OBU) es más complejo ya que es capaz de detectar de forma autónoma, basado en la posición estimada,  el uso de la infraestructura sujeta a cobro sin necesidad de los mencionados pórticos.  Esta es la tecnología seleccionada para el sistema nacional de cobro en los dos países una red de autopistas más extensa  en Europa, Alemania y Francia, con 12.500 y 15.000 Km. respectivamente. También es la tecnología usada en el sistema eslovaco. El riesgo de falta de madurez de esta tecnología que existió en el caso alemán en su puesta en marcha hace más de 7 años ha desparecido totalmente.

La selección de la tecnología para la implantación de un sistema nacional debe considerar diversos factores pero parece claro que la decisión final debería estar asociada a aquella que minimice los costes totales de implantación y explotación del sistema pensando no sólo en una puesta en marcha inicial sino en cualquier evolución previsible del sistema. Con este criterio, la probable implantación de un sistema nacional de peaje para transporte pesado en España recomendaría, como han hecho los mencionados países europeos, el uso también de la tecnología GNSS.

La industria que proporciona los mencionados equipos embarcados con tecnología GNSS es todavía muy reducida y muy enfocada a soluciones específicas para cada sistema.  GMV, apoyado en un ambicioso plan de I+D+i, ha transferido su dilatada experiencia en navegación por satélite y diseño y desarrollo de equipos embarcados para diversas aplicaciones en el campo del transporte por carretera y ferroviario al área del peaje electrónico. Como resultado, está disponible una familia de OBUs para peaje electrónico basado en GNSS (incluyendo el equipo U10T y el equipo U20T).

pago por uso

Unidad U10T

El equipo U10T es una unidad embarcada que se ha diseñado de acuerdo a los estándares europeos aplicables para proporcionar las diferentes funcionalidades requeridas para el peaje electrónico basado en GNSS (detección de pórticos virtuales, cálculo preciso de la distancia recorrida, enforcement, etc.). Para facilitar las tareas de control (o enforcement), la unidad U10T integra un módulo DSRC (5.8GHz) que también se puede utilizar como tag DSRC para peaje electrónico, compatible con diferentes estándares y sistemas europeos (p.e. ViaT).

La posible apertura de los sistemas existentes a suministradores independientes de OBUs  junto con las probables implantaciones de los sistemas de peaje en otros países como Bélgica, Eslovenia o España, proporcionan oportunidades de mercado claras para la comercialización de los mencionados equipos embarcados.

Autor: Sara Gutiérrez


Las opiniones vertidas por el autor son enteramente suyas y no siempre representan la opinión de GMV
The author’s views are entirely his own and may not reflect the views of GMV
Share
    Etiquetado en:, ,

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      I accept the privacy policy Acepto la Política de Privacidad

    Basic Data-Protection information:

    Data-protection supervisor: GMV Innovating Solutions SL
    Purpose: Answer questions, respond to user complaints and recommendations, receive job applicants resumes and career information.
    Legitimation: Consent of data subject
    Addresses: Grupo GMV companies
    Rights: Access, rectify and cancel data plus other rights, as explained in additional information
    Additional information: You can check out the additional and detailed data-protection information on our website:Privacy Policy

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing

    8.656 Total Views