Neutralidad de la red: ¿Necesidad o utopía?

En los últimos meses el concepto de neutralidad de red ha aparecido con frecuencia en las noticias del mundo tecnológico. Por un lado parece que la normativa aprobada por el Parlamento Europeo el pasado octubre no cumplió las expectativas de los grupos a favor de un internet libre. Por otro, las acusaciones de Netflix hacia Movistar por una supuesta manipulación de la calidad del servicio, han hecho que muchos usuarios hayan tomado conciencia de la magnitud potencial del tema.

 

5281784826_40f087d9f6_oLa neutralidad inicial de la red

Según la definición, la neutralidad de la red sería el principio por el cual todo el tráfico que circula por internet debe ser tratado por igual, independientemente de su tipo y su procedencia. Según esto, el acceso a la información en internet debe ser libre y sin restricciones impuestas por los operadores u órganos administrativos.

Desde sus orígenes, internet fue una red que se desarrolló de forma descentralizada, sin supervisión o control central, basada tan solo en unos protocolos comunes y donde el tráfico circulaba de forma más o menos libre. Por limitaciones técnicas, los nodos de red enrutaban el tráfico basándose exclusivamente en la cabecera y no en el contenido de cada paquete. Así, la “neutralidad de la red” era una consecuencia del diseño y por tanto algo que la mayor parte de los usuarios daban por garantizado.

 

La red empieza a no ser tan neutral

El escenario inicial empezó a cambiar alrededor del año 2000 cuando el desarrollo de la tecnología DPI (Deep Packet Inspection) permitió que fuera posible que los nodos de red analizaran el contenido completo de cada paquete para tomar decisiones en tiempo real.

Esta tecnología es una herramienta imprescindible en el internet actual. En primer lugar porque sin ella la red estaba casi indefensa ante la mayor parte de los ataques de spam, virus etc. También se utiliza para una mejor gestión del tráfico, reduciendo las congestiones, los tiempos de latencia y, en definitiva, mejorando el funcionamiento y eficiencia de la red. Además, gracias al desarrollo de DPI, internet puede ser utilizado por muchas aplicaciones cuyos requisitos de calidad no eran soportados por las redes originales.

Pero como toda tecnología, ésta también tiene su lado “oscuro”. El hecho es que ahora el operador de red tiene capacidad de priorizar, bloquear o incluso modificar el tráfico que circula por sus nodos atendiendo al origen, destino, aplicación utilizada o cualquier característica relacionada.

Así, si el operador vende/ofrece servicios propios a través de internet, parece razonable que quiera garantizar una buena experiencia de usuario y asegure la calidad de ese tráfico frente al resto. El problema surge cuando los proveedores de ese “resto del tráfico” se sienten discriminados y consideran, de forma justificada o no, que el operador está perjudicando la experiencia de usuario de sus servicios. Un reciente ejemplo de esta situación son las afirmaciones que Netflix ha lanzado en los últimos meses acusando a Movistar de perjudicar el tráfico de su servicio de vídeo online.

Un caso extremo de esta situación ocurre cuando un operador decide directamente bloquear el uso de algunos servicios de internet porque puedan ser contrarios a su negocio. Por ejemplo, algunos operadores móviles han estado impidiendo que usuarios con ciertas tarifas de datos realizaran llamadas de voz sobre IP tipo Skype.

 

Una línea difícil de trazar

Parece por tanto imprescindible la existencia de una regulación que asegure que no existen situaciones de abuso y que, de algún modo, permita que exista una competencia adecuada y un desarrollo sano de los servicios y de la propia red. Pero esto es más fácil decirlo que hacerlo debido a las muchas implicaciones e intereses cruzados existentes.

Para empezar, un mercado en que el proveedor de internet vende sus propios servicios puede resultar sospechoso, pero no más que la existencia de las ampliamente aceptadas “marcas blancas” compitiendo contra el resto de marcas en casi todos los centros comerciales.

Pensemos que los operadores son en definitiva quienes cargan con la mayor parte de las inversiones para hacer posible el desarrollo de la propia red. Si no consiguen generar ingresos adicionales a las cuotas de línea mensuales es posible que su modelo empiece a no ser sostenible y veamos nuevas consolidaciones o incluso la desaparición de algunos de ellos.

Por otra parte, la existencia de los grandes monstruos de internet tipo Google, Facebook, etc representa una amenaza a la neutralidad probablemente mayor. ¿Realmente existe tu página web o tu empresa si no apareces en Google? Desde el punto de vista de los operadores de red, este tipo de negocios deberían ayudar de algún modo a cubrir el enorme coste de las infraestructuras en las que se apoyan, lo que a su vez presentaría otra implicación muy espinosa. Si los mencionados “monstruos” participaran de las inversiones y tuvieran mayor influencia en la propia red, estarían en posición de priorizar su propio tráfico a costa del resto, lo que les pondría en una posición aún más dominante dificultando la aparición de competencia.

Por último, tenemos que tener en cuenta el ritmo frenético con el que este mercado evoluciona, los constantes cambios en el entorno y la continua aparición de nuevos escenarios. Esto hace completamente inviable la existencia de un marco regulatorio completo y estable que incluya todas las situaciones.

En mi opinión, lo más que podemos esperar es algún tipo de normativa general y seguramente la existencia de organismos que puedan arbitrar caso a caso para discernir lo que es un abuso y lo que no. Y como siempre sucede con los árbitros, con cada una de sus decisiones existirá margen para la polémica.

 

Enlaces relacionados

Autor: Crescencio Lucas Herrera

Visita nuestra web para más información

Las opiniones vertidas por el autor son enteramente suyas y no siempre representan la opinión de GMV
The author’s views are entirely his own and may not reflect the views of GMV
Share

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      I accept the privacy policy Acepto la Política de Privacidad

    Basic Data-Protection information:

    Data-protection supervisor: GMV Innovating Solutions SL
    Purpose: Answer questions, respond to user complaints and recommendations, receive job applicants resumes and career information.
    Legitimation: Consent of data subject
    Addresses: Grupo GMV companies
    Rights: Access, rectify and cancel data plus other rights, as explained in additional information
    Additional information: You can check out the additional and detailed data-protection information on our website:Privacy Policy

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing

    5.863 Total Views