Incentivos al emprendedor

La Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, cuyo anteproyecto fue presentado hace escasas semanas, es probablemente una de las iniciativas legislativas del Gobierno más esperadas. Habiendo sido uno de los pilares del programa electoral del PP, su formulación se ha venido reclamando insistentemente desde el comienzo de la legislatura. No podemos sino compartir su motivación básica: la reactivación económica, requisito para la creación de empleo, precisa del concurso de la iniciativa emprendedora privada, y la Administración debe generar las mejores condiciones para que esta iniciativa prospere. Durante esta prolongada crisis, la información relativa al saneamiento del sector financiero y el equilibrio de las cuentas públicas ha acaparado los grandes titulares de una realidad que ofrecía otras facetas no menos significativas para una gran parte de los ciudadanos: la destrucción masiva de empresas y de empleo. La restauración de los equilibrios básicos en las finanzas públicas y en el sector financiero es una condición  necesaria, pero no suficiente, para retomar la senda del crecimiento económico de acuerdo a un modelo sostenible y acorde a las aspiraciones de nivel de vida de los españoles.

Emprendedores

La tipología de condiciones de contexto que un Gobierno puede modelar para potenciar el emprendimiento empresarial es muy variada. El entorno financiero e inversor, la fiscalidad, la simplicidad en los trámites administrativos, regulación laboral, incentivos a la innovación e internacionalización, educación y formación, movilidad internacional…. forman un marco de actuación tan diverso que, al tiempo que abren múltiples frentes de influencia, dan pie a una Ley compleja y con resonancias en muchas esferas legislativas. Tanto más  cuanto, más allá de una Ley enfocada exclusivamente en la creación y desarrollo de nuevas empresas, el anteproyecto aborda unas medidas que alcanzan potencialmente a una base mucho más amplia de entidades ya existentes. Que esta ambición sea una fortaleza, y no una debilidad, es algo debatible bajo la perspectiva de la arquitectura legislativa. Para nosotros, lo crucial es que se pongan los acentos en los aspectos más críticos para el desarrollo de una actividad emprendedora con potencial de crecimiento sostenible y creación de empleo. Así, el autoempleo, siendo una fórmula que puede ser parte de la solución, no debería ser por sí mismo la referencia y no debe identificarse con el emprendimiento. Hay que poner el foco en proyectos empresariales con vocación y potencial de crecimiento, de alto valor añadido e, idealmente, con capacidad exportadora.

En nuestra opinión, y sin excluir otros sectores, nuestra economía precisa de un mayor componente industrial, protagonizado por empresas de tamaño medio superior al que tiene actualmente nuestra economía, altamente innovadoras y con capacidad de exportación, sean nuevas o resultado de la evolución y crecimiento de la base industrial existente. La intensidad del contenido tecnológico y su capacidad innovadora son atributos que aportarían a estas empresas un alto valor añadido por empleado, y una competitividad sostenible no basada en bajos costes salariales. Lamentablemente, la evolución de la inversión en I+D+i de los sectores público y privado durante los últimos años es negativa. Podría decirse que caminamos en sentido contrario al deseado. El apoyo a la innovación debe convertirse, pues, en un eje de actuación prioritario para revertir esta  tendencia, en particular en la inversión empresarial. La Administración tiene en su mano diferentes herramientas, directas e indirectas, para favorecer la actividad innovadora empresarial. Sin olvidar esas otras vías de apoyo (la demanda temprana, por ejemplo), en este artículo nos centraremos brevemente en los incentivos fiscales a la innovación recogidos en el Anteproyecto, particularmente relevantes para un sector como el TIC que, representando cerca de un 5% de la economía europea, genera un 25% de la inversión empresarial en I+D

Las medidas de naturaleza fiscal de apoyo a la innovación del Anteproyecto nos parecen bien orientadas pero innecesariamente recortadas, excesivamente condicionadas y, en algunos casos, de impacto excesivamente dilatado en el tiempo. Si bien los efectos de la inversión en innovación en los negocios no son inmediatos, sí que podrían ser más cercanos los incentivos fiscales propuestos. Así, en el texto se limitan estos incentivos a la inversión innovadora generada a partir de este ejercicio, no hay carácter retroactivo y con ello se posponen las ventajas a futuros ejercicios. Se establece un descuento del 20%, a nuestro ejercicio prescindible, sobre las deducciones que no se apliquen en la primera anualidad en que se genere el derecho. Asimismo, los beneficios fiscales se limitan a las empresas que estén generando empleo, un objetivo loable pero que no casa con la realidad de múltiples negocios. Precisamente son muchas de esas empresas que como consecuencia de sus dificultades financieras están reduciendo empleo, las que más precisarían de ayudas para modernizar su propuesta al mercado. Por otro lado, el Anteproyecto exige la existencia de informes motivados de los proyectos innovadores, o un acuerdo previo de valoración de gastos e inversiones, como requisito para acceso a los beneficios fiscales. Esta exigencia topa con la realidad de que la disponibilidad de dichos informes motivados frecuentemente se demora un par de años y, con ella, el acceso a los incentivos.

Nos parece que estas limitaciones indicadas podrían obviarse en buena medida, dentro de un eje incentivador que, como hemos indicado, es acertado. La apuesta por la inversión innovadora no debe ser coyuntural, pero los beneficios fiscales deberían ser disponibles cuanto antes, en un contexto de auténtica asfixia financiera para muchas entidades.

Otro capítulo de incentivos fiscales relevante por su relación con la innovación es el relativo a rentas procedentes de determinados activos intangibles. Sin entrar en detalles técnicos, nuestra opinión es que una línea de incentivos de nuevo acertada podría mejorarse dando un tratamiento más adecuado a grupos (empresariales) fiscales, de forma que mejorara el atractivo fiscal del país, así como incluyendo los programas informáticos en los activos objetos del incentivo.

Como última reflexión relativa al que podríamos calificar de fenómeno del emprendimiento, un toque de prudencia. Hemos expresado nuestra adhesión a la idea de que emprendimiento, e innovación, deben ser protagonistas del modelo de recuperación económica al que nuestro país debe orientarse. Afortunadamente, son conceptos cada vez más manejados y empleados en entornos en los que no hace mucho era inimaginable. Sin embargo, deberíamos evitar cualquier sobrecalentamiento, o burbuja de expectativas, alrededor de actividades de riesgo que merecen todo el apoyo y que precisan de grandes dosis de vocación y entusiasmo, sí, pero también de un saber hacer y una experiencia que no se improvisan.

Links relacionados:

 

 Autores: Luis Fernando Álvarez-Gascón y Francisco Marín


Las opiniones vertidas por el autor son enteramente suyas y no siempre representan la opinión de GMV
The author’s views are entirely his own and may not reflect the views of GMV
Share

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      I accept the privacy policy Acepto la Política de Privacidad

    Basic Data-Protection information:

    Data-protection supervisor: GMV Innovating Solutions SL
    Purpose: Answer questions, respond to user complaints and recommendations, receive job applicants resumes and career information.
    Legitimation: Consent of data subject
    Addresses: Grupo GMV companies
    Rights: Access, rectify and cancel data plus other rights, as explained in additional information
    Additional information: You can check out the additional and detailed data-protection information on our website:Privacy Policy

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing

    8.550 Total Views