¿Dónde están los pagos móviles?

Poder utilizar el teléfono móvil para realizar pagos es probablemente la idea de servicio sobre la que más soluciones diferentes se han desarrollado. Parecía evidente que un dispositivo personal, con un método de pago asociado y una conexión permanente y segura era el candidato idóneo para sustituir o cuando menos complementar los métodos de pago tradicionales.

Sin embargo, parece que ninguna aproximación ha conseguido hasta el momento conseguir cifras significativas de uso. Casi nadie duda del éxito futuro de este tipo de soluciones, pero no está claro que modelo acabará imponiéndose y sobre todo cuanto tendremos que esperar para verlo.

Mobile_payment_01

Diferentes soluciones a los pagos móviles

Los operadores móviles fueron los primeros en intentar cubrir este posible servicio. En España, el primer intento fue un proyecto llamado mobipay que se inició alrededor del año 2001. Los usuarios tenían que asociar una tarjeta de crédito al servicio con un número de validación secreto. Funcionaba utilizando mensajes USSD y SMS para solicitar el pago y realizar la confirmación. Pese a que la idea era buena, tan sólo llegó a funcionar en modo piloto para algunos  servicios de vending. Hace algunos años, la aparición de terminales con capacidades NFC volvió a sacar el tema a la luz. En esta ocasión, varios operadores desarrollaron soluciones basadas en almacenar la información de pago en la tarjeta SIM. A día de hoy, estos productos no han tenido la aceptación esperada y parece que se encuentran en una vía muerta.

En paralelo, desde la entrada en escena de los smartphones, han sido numerosas las aplicaciones que han surgido para permitir pagos desde el móvil. Algunas han salido como evolución de las tarjetas de fidelidad (tipo Vips o Cepsa), otras como servicios de valor añadido de algunos bancos. También existen numerosos proyectos que permiten pagar en determinados lugares utilizando la cámara del móvil para leer códigos QR. Con mayor o menor éxito, estas aplicaciones no dejan de ser aproximaciones parciales para determinados casos de uso y colectivos limitados de usuarios.

Los últimos en saltar al escenario han sido los desarrolladores de sistemas operativos móviles con sus productos Android Pay y Apple Pay. Las grandes expectativas que generaron, especialmente Apple, de momento no se están cumpliendo aunque no es descartable que tengan una evolución positiva a medio plazo.

En una línea parecida podemos considerar la solución de pagos de Samsung. Este sistema presenta la ventaja de ser compatible con los TPV de lectura de tarjetas tradicionales, lo que facilita la integración desde el punto de vista de los puntos de venta.

También Microsoft ha anunciado que está trabajando en una solución parecida para su plataforma móvil, que de momento no ha visto la luz.

Barreras a superar

Visto lo sucedido hasta ahora parece que la solución perfecta no acaba de llegar. Basándonos en la experiencia acumulada, podemos al menos intentar adivinar cuáles son las barreras que esa solución tendría que superar, o visto de otro modo, cuáles son los elementos que debería incluir.

Credibilidad: El usuario tiene que confiar en la tecnología que está usando. Por una parte tiene que fiarse a la hora de introducir sus datos de tarjeta de crédito. Seguramente tendrá dudas sobre cómo se almacenan esos datos y qué sucede si pierde o le roban el móvil. Por otra tiene que confiar a la hora de utilizar la aplicación.

Facilidad de alta en el servicio: Este es un factor que puede tener mucha relevancia. Algunos de los servicios/aplicaciones de pago tienen procesos de alta complejos que incluyen introducir muchos datos, crear cuentas con contraseñas, leer y aceptar varias páginas de condiciones etc. Resulta complicado para los usuarios completar todo este proceso justo en el momento en el que tiene que realizar un pago.

Facilidad y fiabilidad de uso: Es fundamental que la experiencia de usuario a la hora de utilizar el servicio sea al menos tan buena como el método tradicional de pagar con una tarjeta de crédito. No conseguirá aceptación un método de pago que sea lento o requiera demasiadas comprobaciones. La fiabilidad es otro factor crítico, aparte de que el propio servicio no presente errores, es fundamental que su diseño permita un funcionamiento razonable incluso en condiciones de escasa cobertura.

Universalidad para el usuario: No parece probable un futuro en el que el usuario tenga que gestionar múltiples aplicaciones de pago en su móvil manteniendo para cada una de ellas diferentes contraseñas, métodos de uso y formas de pago. Lo esperable sería que una misma solución pueda incluir diferentes métodos de pago y ser utilizada por los usuarios para pagar en múltiples sitios, de un modo análogo a lo que sucede con los métodos de pago tradicionales.

Universalidad para el vendedor: Del mismo modo no podemos esperar que los vendedores tengan que mantener numerosos sistemas diferentes para poder cobrar a sus clientes. El escenario ideal sería que la solución fuera compatible con los elementos de cobro de los sistemas actuales. Otra posible opción es que una adaptación razonablemente pequeña pueda ser utilizada por un gran número de usuarios.

Alguna ventaja muy clara: Y el último elemento que podemos incluir es que realmente el servicio aporte algo valioso y no sea una mera sustitución de los métodos de pago actuales. En este sentido una de las principales palancas puede estar en que el nuevo servicio permita pagar en situaciones en las que actualmente es difícil el pago con tarjeta. Podríamos pensar en los parquímetros callejeros o algunos tipos de autoservicios. Las promociones o descuentos temporales podrían ayudar, pero  en solitario no parecen que puedan ser incentivo suficiente.

El futuro a corto plazo

De momento hay muchas opiniones en diferentes sentidos sobre qué solución terminará imponiéndose, bien en su forma actual o más probablemente con alguna evolución.

Quizás las mejores colocadas son las soluciones nativas de sistemas operativos. Algunas de las barreras no existen para estas soluciones, ya que los mayoría de los usuarios ya introducen métodos de pago para las compras en los portales de aplicaciones. Además, son las que tienen más fácil tanto mejorar la experiencia de usuario como tener un uso común desde múltiples aplicaciones diferentes. De momento todavía no han acabado de introducirse de forma decidida en todos los mercados. Apple Pay sigue estando disponible únicamente en EEUU y Reino Unido y aunque algunas noticias apuntan a un lanzamiento en España en 2016 todavía no está claro ni cuándo ni en qué condiciones.

Lo más relevante en cualquier caso no es tanto que solución se va a imponer sino que nuevas posibilidades pueden abrirse. Como sucede con muchos avances tecnológicos es probable que los mejores usos todavía estén por descubrir.

Algunos enlaces de interés

Autor: Crescencio Lucas Herrera

Visita nuestra web para más información

Las opiniones vertidas por el autor son enteramente suyas y no siempre representan la opinión de GMV
The author’s views are entirely his own and may not reflect the views of GMV
Share

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

      I accept the privacy policy Acepto la Política de Privacidad

    Basic Data-Protection information:

    Data-protection supervisor: GMV Innovating Solutions SL
    Purpose: Answer questions, respond to user complaints and recommendations, receive job applicants resumes and career information.
    Legitimation: Consent of data subject
    Addresses: Grupo GMV companies
    Rights: Access, rectify and cancel data plus other rights, as explained in additional information
    Additional information: You can check out the additional and detailed data-protection information on our website:Privacy Policy

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing

    8.369 Total Views