Lisa Pathfinder despega con éxito

Tras solventar un problema técnico que hizo imposible el despegue en el momento previsto, el día 3 de diciembre, la misión LISA Pathfinder de la ESA despegó con éxito a bordo de un lanzador Vega desde el Puerto Espacial Europeo en Kourou, Guayana Francesa, comenzando su misión para probar las tecnologías que permitirán detectar ondas gravitatorias en el espacio.

LISA Pathfinder ha sido desarrollado por un consorcio industrial dirigido por Airbus Defence & Space Ltd. como contratista principal. Airbus Defence & Space GmbH es la responsable de la carga útil de la misión o LTP (LISA Techonology Package), que ha sido desarrollada por un consorcio de empresas y centros de investigación europeos.

GMV ha tenido una participación relevante en este consorcio. Entre las actividades desarrolladas por GMV destacan la responsabilidad de la validación del software del LTP; el soporte al análisis de misión y al control de órbita desde Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC); y el soporte a la gestión de datos científicos desde el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC).

LISA Pathfinder probará la tecnología necesaria para detectar las ondas gravitatorias en el espacio. En su interior transporta dos cubos idénticos de una aleación de oro y platino, de 46 milímetros de lado y separados entre sí 38 centímetros, que se mantendrán aislados de todas las fuerzas internas y externas con una única excepción: la gravedad.

El objetivo de la misión es mantener a estos dos cubos en la caída libre más perfecta jamás lograda en el espacio, monitorizando su posición con un nivel de precisión extraordinario. Este experimento sentará las bases de los futuros observatorios espaciales de ondas gravitatorias.
Se trata de un desarrollo tecnológico sin precedentes que permitirá abrir una nueva ventana de investigación del Universo.