Comienzo de la fase operacional del satélite Cryosat-2

El día 19 de noviembre y tras la conclusión de la fase de “comissioning”, la misión del satélite CryoSat-2 de la ESA fue oficialmente transferida al equipo de operaciones, un hito que marca el comienzo de la vida operacional del satélite, cuyo objetivo es la entrega de datos acerca del espesor de hielo, para comprender el impacto del cambio climático sobre los ecosistemas polares.

Lanzada el pasado mes de abril, la misión terminó recientemente su puesta en marcha, una fase importante que garantiza que los instrumentos, recuperación de datos y procedimientos de procesamiento de datos del satélite, se encuentren en óptimas condiciones. Ahora que este periodo ha finalizado, la misión ha entrado en su fase de explotación y comenzará a entregar datos de suma importancia para la comunidad científica acerca del espesor del hielo. El satélite seguirá siendo monitorizado, operado y controlado por el segmento de operaciones de vuelo en el Centro de Operaciones de la Agencia Europea del Espacio (European Space Operations Centre – ESOC) en Darmstadt, Alemania.

Junto a GOCE y SMOS, ambos lanzados en 2009, CryoSat-2 forma parte de una serie de satélites de observación terrestre, denominados Earth Explorers (Exploradores de la Tierra), diseñados por la ESA para abordar una serie de interrogantes identificados por la comunidad científica en el campo de las ciencias de la Tierra y cada uno de ellos centra su investigación en un campo del sistema terrestre diferente.

En España, GMV se hizo cargo originalmente de parte de las actividades de análisis de misión. Posteriormente, en Alemania, en un proyecto para el centro de operaciones de la ESA (ESOC), GMV lideró el diseño, desarrollo y mantenimiento del sistema de control de misión. Para asegurar el correcto funcionamiento del sistema desarrollado, un equipo de 4 personas de GMV proporcionó soporte directo en el centro de operaciones de la ESA durante las fases iniciales del lanzamiento. Igualmente, ingenieros de GMV participarán en las operaciones de dinámica orbital para asegurar que la órbita de CryoSat-2 es la correcta en todo momento.