Historia

En 1980, el catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos, el profesor Dr. Juan José Martínez García, crea el grupo de trabajo de la cátedra de Mecánica del Vuelo, auténtico germen de GMV. Cuatro años después, en 1984, con un pequeño núcleo de colaboradores animados por un profundo espíritu emprendedor, funda la primera empresa de lo que hoy en día constituye el grupo empresarial internacional GMV.

En sus inicios GMV se centra en el sector espacial y de defensa, dando los primeros pasos en campos como el análisis de misión, la dinámica de vuelo, los centros de control, la simulación o la navegación por satélite, áreas en las que hoy en día GMV ejerce una posición de liderazgo internacional. Empezando con un pequeño equipo de ingenieros que logra en competición internacional abierta un contrato para el Centro de Operaciones de la Agencia Europea del Espacio (ESOC), GMV evoluciona a ser una sólida empresa en pleno crecimiento, que a finales de los 80 contaba con cerca de 100 profesionales, participaba activamente en las principales misiones espaciales de la ESA y proporcionaba servicios altamente especializados a los principales fabricantes y operadores internacionales de satélites. En apenas unos años GMV había conseguido labrarse una sólida reputación en el sector espacial europeo por la calidad de su trabajo, lo que la hizo merecedora de ser declarada en 1988 Centro de Excelencia en Mecánica Orbital por la Agencia Europea del Espacio.

A principios de los años 90 GMV decide diversificar su actividad a otros sectores mediante la transferencia de tecnología. De esta forma surgen nuevas líneas de negocio en el sector del transporte, en el de las telecomunicaciones y en la aplicación de las tecnologías de información para las administraciones públicas y empresas en general. La entrada de GMV en esos sectores la convertirían en pionera en campos como Internet o las aplicaciones de la navegación por satélite, que en aquellos años se encontraban en una fase muy incipiente: así GMV instaló el primer sistema cortafuegos en España e implantó la primera pasarela de SMS-Internet de nuestro país. Por otro lado en el campo del Transporte GMV se convierte en pionera en España en sistemas inteligentes para el transporte con el desarrollo de los primeros sistemas de localización y gestión de flotas basados en tecnologías GPS. De esta forma la compañía comenzaba a transferir los conocimientos y experiencia adquirida en el sector espacial en materia de centros de control, sistemas de información geográfica (GIS), navegación por satélite, telecomunicaciones y redes de datos a otros mercados.

Es también durante los años 90 cuando GMV consolida su posición en Defensa, especialmente en el campo de los sistemas de mando y control, aplicaciones militares de los sistemas de navegación por satélite y simulación.

A finales de los 90, la diversificación de GMV es una realidad, con cerca de 300 personas en plantilla. La cifra de facturación supera ya los 20 millones de euros, de los cuales cerca del 50% proviene de sectores como Transporte, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información.

En 2000, GMV crea junto a las principales empresas del sector aeroespacial nacional la sociedad Galileo Sistemas y Servicios, S.L. (GSS) con el objetivo de promover el desarrollo y explotación del sistema de navegación por satélite europeo Galileo. Con ese objetivo, esta nueva empresa toma una participación del 12% en el consorcio europeo Galileo Industries S.A., contratista principal del desarrollo del sistema Galileo, del que también forman parte Alcatel-Alenia Space, EADS Astrium, y Thales.

En el año 2001 fallece el fundador y Presidente de GMV, profesor Dr. Juan José Martínez García, lo que conduce a un cambio en la estructura directiva del grupo empresarial GMV. Como resultado de la misma se crea el puesto de director general ejecutivo, mientras que la presidencia es asumida por la Dra. Mónica Martínez Walter.

En estos años GMV inicia una nueva etapa con un doble objetivo, por un lado mantener su independencia empresarial y por otro desarrollar un plan de futuro que garantice su crecimiento rentable tanto en sus áreas de negocio tradicionales como en otras nuevas. Para ello se apuesta decididamente por la inversión en el desarrollo de nuevos productos y soluciones en Espacio, Defensa, Transporte y Tecnologías de la Información, se decide la entrada en nuevos sectores y se despliega un ambicioso programa de internacionalización para las líneas de negocio más consolidadas.

Como resultado de esa política de expansión internacional, en 2004 GMV da un paso muy importante con la creación de una filial ubicada en EE UU, convirtiéndose en una empresa con presencia en dos continentes. La nueva filial centra sus actividades en el mercado aeroespacial norteamericano con el objetivo de constituirse en un proveedor de confianza para dicho sector.

En mayo de 2005, el grupo empresarial GMV reconfirma su estrategia de crecimiento y desarrollo internacional con la adquisición del 58% de Skysoft, empresa portuguesa con líneas de actividad y mercados objetivo muy semejantes a GMV. En 2007 la operación se completa con la adquisición del 100% de Skysoft, lo que permite aumentar el nivel de integración de sus operaciones con el resto del grupo empresarial.

En septiembre de 2006 se lanza oficialmente la nueva identidad corporativa de GMV. La nueva imagen es el resultado de la necesidad de adaptarse a la realidad actual del grupo empresarial GMV y aborda una revisión profunda de la imagen y arquitectura de marca corporativa. Se unifican todas las marcas corporativas bajo una sola denominación, en consecuencia todas las filiales pasan a tener la nueva marca GMV como identidad corporativa única.

En 2007, GMV completa su oferta de productos en el área de telemática para el transporte de pasajeros, con la compra del 66% del capital de la empresa Masisconvi, S.A., dedicada al diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de sistemas de expedición, control y validación de títulos de transporte. Masisconvi aporta así a GMV su presencia en Sudamérica y el Norte de África. A comienzos de 2011, GMV completa la adquisición del 100% de Masisconvi, S.A. cuyos activos pasan en 2012 a pertenecer a la filial GMV Sistemas SAU.

A finales de 2007, GMV impulsa la internacionalización de aquellos negocios que hasta la fecha se habían mantenido en la esfera del mercado nacional español como es el caso de la oferta de sistemas inteligentes para el transporte. Como resultado de esta apuesta, la empresa logra sus primeros contratos en países como Malasia o Polonia y decide en 2009 abrir delegaciones en Malasia, y constituir nuevas filiales en Polonia y Alemania. Durante 2010 y 2011 este proceso madura con la consecución de importantes contratos en India, Hungría, Rumanía, Malasia y Polonia.

En una clara apuesta por el mercado asiático, GMV decide abrir filiales en India y Malasia durante los años 2012 y el 2013.

En los últimos años GMV no ha hecho más que incrementar su expansión territorial con la apertura de nuevas filiales, con las que se pretende aumentar la capacidad comercial de la compañía. Fruto de esta estrategia, se creó en 2012 una filial de GMV en Toulouse (Francia). Y más recientemente se inauguró la filial de Colombia en 2013 y la del Reino Unido en 2014.

En julio de 2015 GMV y Syncromatics Corp, proveedor de soluciones SaaS para el mercado de sistemas inteligentes de transporte público, firman un acuerdo en virtud del cual GMV realiza una inversión estratégica en el capital de Syncromatics. Con esta inversión en la compañía tecnológica californiana, GMV amplía su capacidad de expansión en EEUU y consolida su posición en el mercado global de sistemas ITS para el transporte.

En más de 30 años, GMV ha evolucionado desde la pequeña compañía de ingeniería con tres personas en plantilla que trabajaba casi exclusivamente en el sector aeroespacial, hasta un grupo multinacional presente en Europa, EE.UU y Asia con una plantilla que supera el millar de personas, que opera en distintos sectores de alta tecnología, y que cuenta con una amplia cartera internacional de clientes en los cinco continentes. Tras estos más de 30 años de historia, GMV sigue viendo el futuro con la misma ilusión y optimismo de los primeros años, manteniendo su vocación inicial de ser una compañía volcada en el conocimiento y cuyo principal recurso sigue siendo el talento, la imaginación y el esfuerzo de su personal.